El microchip es un pequeño dispositivo que se coloca al animal bajo la piel . Este dispositivo, del tamaño de un grano de arroz, contiene un código numérico que identifica y localiza a su propietario en cualquier momento. no puede detectarse a simple vista ni al tacto, hace falta un lector de microchips que, además de detectarlo, refleja en un visor el código numérico que contiene.


Tener una mascota va mucho más allá de darle de comer y sacarla a pasear, conlleva una serie de obligaciones.  El chip electrónico o microchip es la herramienta usada para que esa identificación se haga efectiva y son los veterinarios los que lo implantan a los perros (en el caso de los gatos no es obligatorio). Dicho sistema almacena los datos tanto del propietario como de la mascota y, además, sirve para que las administraciones tengan un control, así como para, en caso de pérdida, poder encontrar al animal.

Más información

Català